Usted está aquí: Inicio / Sociales y Humanas / La ciencia en tu escuela entrega diplomas a la 14° generación

La ciencia en tu escuela entrega diplomas a la 14° generación

AMC. Durante 24 sábados profesores de preescolar, primaria y secundaria regresaron al aula para tocar, ver, analizar, formular hipótesis, experimentar y llegar a conclusiones como parte de las actividades académicas del programa de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) La Ciencia en tu Escuela (LCE).

En total 146 maestros recibieron el diploma correspondiente a la modalidad presencial de este programa que se realiza con apoyos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y de Bécalos de Televisa. El diplomado tiene como objetivo elevar la calidad de la enseñanza que imparten los profesores en sus centros educativos en temas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas a niños y adolescentes.

En esta ocasión fueron reconocidos 27 docentes de preescolar, 70 de primaria y 49 de secundaria, durante una ceremonia realizada el pasado sábado en el auditorio “Galileo Galilei” dentro de las instalaciones de la AMC.

A 15 años de su creación, Carlos Bosch Giral, coordinador académico de LCE, resaltó la importancia de enseñar las ciencias desde temprana edad “porque implica un ejercicio muy importante de la razón que despierta el interés y la creatividad de los niños y hace que el aprendizaje mejore en todas las disciplinas, ya que transmite la fascinación del descubrimiento en cualquier área del conocimiento. Gracias a ustedes nuestros niños van a tener una mejor ciencia y mejores oportunidades”. Asimismo, felicitó a los maestros por su esfuerzo y haber concluido el diplomado.

Sofialeticia Morales Garza, directora general de Innovación y Fortalecimiento Académico de la Administración Federal de Servicios Educativos la Ciudad de México de la SEP, destacó la importancia de que los docentes mejoren la enseñanza en el aula con cuatro elementos: aprender haciendo, aprender descubriendo, aprender jugando y aprender enseñando.

En el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, establecido por la ONU el 11 de febrero, Morales hizo un reconocimiento especial a las mujeres: “Quiero hacer un homenaje a las profesoras de asignaturas científicas que han sido capaces de encontrar la magia en las matemáticas y el encanto lúdico en el pensamiento científico, y no solo encontrarlo sino transmitirlo a niños y adolescentes, tenemos generaciones que desarrollarán su potencial con la libertad de explorar, descubrir y crear”.

En 2016 se incluyó a un grupo de pedagogos de la Comunidad de Diagnóstico para Adolescentes en Conflicto con la Ley (antes Tutelar de Menores). En representación de los maestros beneficiados, Janet Rodríguez Mira, comentó que los jóvenes llegan a la Comunidad por haber cometido algún delito y con muy poco interés en aprender. No obstante, se les motiva para reintegrarse de manera formal a la sociedad y nivelar sus estudios. Además, se les ofrecen actividades artísticas, culturales, lúdicas y la posibilidad de aprender algún oficio.

“Tengo ocho años laborando con adolescentes. Ante su situación jurídica, familiar y entorno social el reto es convencerles de la importancia de contar con conocimientos básicos. El diplomado me ha ayudado a ampliar mis conocimientos y me ha dotado de mejores herramientas entre materiales, estrategias, información y la oportunidad de experimentar en campo y con prácticas para instruir a los adolescentes de forma más atractiva las matemáticas, física y química”.

Por su parte, la profesora de preescolar, Isaura González Guzmán compartió al auditorio que del diplomado aprendió que no existen respuestas erróneas.” El docente tiene el poder con una mirada o una palabra de destruir o construir la confianza en los alumnos; lo mejor que podemos hacer es alentar las habilidades del pensamiento científico: observar, preguntar, inferir, plantear hipótesis, experimentar y comprobar, lo que permitirá que los estudiantes vayan aprendiendo el mundo que los rodea a través de la ciencia”.

Gabriela Hernández Flores, profesora de primaria, platicó de sus aprendizajes en matemáticas, mismos que trasmitirá a sus estudiantes, que en ciertos problemas no hay resultados exactos “(…) que no debemos cerrarnos a ver las cosas como las aprendimos, que hay que abrir nuestro campo visual para encontrar la solución”.

Desde hace ocho años se añadió al diplomado un campamento donde la intención es convivir y aprender entre docentes con actividades lúdicas, físicas y científicas. Para esta actividad se ha contado con el apoyo de investigadores del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, quienes entre otras facilidades prestan sus telescopios para observar en las noches a las estrellas.

La maestra Mari Leslie Uribe relató que esta experiencia “fue un reto donde tuvimos que superar miedos, aprender que siempre es necesaria la ayuda de los demás para lograr un objetivo y respetar las nuestras diferencias con los demás. Me dejó tener un grupo de amigos que antes no tenía con los cuales comparto la vocación y el gusto por nuestro trabajo”.

Entre el grupo de profesores de la generación correspondiente al 2016 destacaron siete maestros por no haber faltado a ninguno de los 24 sábados del diplomado, por haber entregado todas sus tareas y trabajos, y por haber presentado exámenes con los mejores desempeños.

Por segunda ocasión, cursaron el diplomado docentes de un colegio particular. Al final de la ceremonia los profesores visitaron la exposición Lumina con una visita guiada a cargo de Walter Galván.

Luz Olivia Badillo/AMC

comentarios de blog provistos por Disqus