Personal tools
Document Actions

Nuestro litoral maritimo seriamente amenazado

En una publicación anterior hemos destacado las serias implicaciones que ha generado la investigación paleográfica llevada a cabo por el Dr. Paul Blanchon y sus colaboradores alemanes en el litoral del Caribe Mexicano. Por primera vez, contamos con información concreta sobre la posibilidad de un ascenso acelerado del nivel del mar. Esta posibilidad de subida rápida del nivel del mar afecta muy seriamente al futuro de la Península de Yucatán que, como bien sabemos, es la región más vulnerable a las amenazas ambientales y cuyo desarrollo sostenible depende totalmente del turismo costero. ¿Qué hacer ante el ascenso rápido del nivel del mar? La idea de sugerir algo al respecto es el motivo principal de este artículo, y para ello comenzamos con una rápida revisión de lo que sabemos sobre este proceso.

Por: Luis Capurro Filograsso, Jorge Franco Cáceres y Víctor Castillo Escalante*

En una publicación anterior hemos destacado las serias implicaciones que ha generado la investigación  paleográfica llevada a cabo por el Dr. Paul Blanchon y sus colaboradores alemanes en el litoral del Caribe Mexicano. Por primera vez, contamos con información concreta sobre la posibilidad de un ascenso acelerado del nivel del mar.

Esta posibilidad de subida rápida del nivel del mar afecta muy seriamente al futuro de la Península de Yucatán que, como bien sabemos, es la región más vulnerable a las amenazas ambientales y cuyo desarrollo sostenible depende totalmente del turismo costero. ¿Qué hacer ante el ascenso rápido del nivel del mar? La idea de sugerir algo al respecto es el motivo principal de este artículo, y para ello comenzamos con una rápida revisión de lo que sabemos sobre este proceso.

Entre los diversos tipos de amenazas ambientales a la que está sometida nuestra Península, está muy claro que la de mayor impacto estratégico es el ascenso del nivel del medio del mar. Ello nos obliga a pensar en grande y a largo plazo, aunque este concepto nos debe ser familiar pues es el marco conceptual del desarrollo sustentable o sostenido que tenemos que aplicar al desarrollo de la región.

En varios artículos publicados, hemos tratado con detalle el impacto de cada una de las amenazas ambientales, incluyendo un ascenso del nivel medio del mar. Aunque la mayoría de ellas se prestaba a adoptar paliativos para reducir su impacto, la tecnología moderna  ligada a un juicioso manejo del desarrollo nos podía ayudar a superar al peligro de esas amenazas, dentro de los periodos de tiempo que concebimos en nuestro concepto de sostenibilidad del Gran Ecosistema Peninsular( décadas, siglos y, de ser posible,  milenios). Asumimos que la amenaza principal era el calentamiento global de nuestra atmósfera y que la subida del nivel del mar conservadora de menos de un metro para fin de siglo.

Problemática actual de la Península de Yucatán

Lo trataremos de modo sintético y en forma puntual pues estos aspectos han sido discutidos con detalle en publicaciones periodísticas anteriores

  • Por carecer de relieve topográfico, porque su suelo es sal de carbonato de calcio y porque sus acuíferos costeros están en comunicación directa con el mar, es la región del país más expuesta a las amenazas ambientales, particularmente a la subida del nivel medio del mar.
  • Con recursos naturales limitados y una creciente expansión demográfica, el único uso sostenible de su suelo es el turismo costero, lo que hace que su recurso natural más valioso sea su litoral marítimo
  • El análisis integrado de su medio ambiente con su potencial socioeconómico lleva a la conclusión de que todo el territorio de la Península es costa. 
  • Su gran desarrollo urbano se está llevando a cabo en la costa, prácticamente muy cerca del nivel de las más altas mareas. 
  • La supervivencia de este gran desarrollo urbano costero depende de la provisión de agua dulce de sus acuíferos costeros, muy expuestos a la penetración directa del agua de mar o intrusión salina
  • Contamos ya con evidencia concreta de que en el litoral caribeño peninsular, tuvo lugar una subida rápida del nivel del mar hace 121 mil años, cuando el planeta estaba en una etapa de deglaciación e inestabilidad en los mantos de hielos tal cual es la situación actual.

El panorama que tenemos por delante para nuestra región es realmente preocupante, en particular por el hecho de que el mar pueda subir antes del fin de siglo alrededor de 2-3 metros lo cual será demoledor para nuestro desarrollo sostenible costero. En otras palabras el estudio de nuestro litoral marítimo peninsular, en particular nuestras playas, adquiere una prioridad indiscutida.

Alternativas ante el ascenso rápido del nivel del mar

La solución a este problema es compleja por dos razones a saber: 1) hemos descuidado durante mucho tiempo el estudio de nuestro mar y la mayor parte de nuestro poco interés se ha concentrado en las pesquerías, recurso que en gran parte está en peligro de extinción comercial; y 2) esa falta de interés por nuestro potencial marítimo ha afectado seriamente la formación del recurso humano capacitado para enfrentar el desafío que tenemos por delante. La responsabilidad del manejo del mar y de nuestras costas ha sido asignada a distintas  agencias gubernamentales con intereses muy marginales a sus funciones específicas, y los currícula de las instituciones educativas y de investigación dejan mucho que desear en la profundidad de sus estudios en esta área del conocimiento. Esta es una situación que debemos enfrentar con la seriedad y el esfuerzo que requiere tal desafío.

En un artículo anterior comentábamos lo que es haber nacido en países tradicionalmente marítimos, como la mayoría de los integrantes del Reino Unido, Países Bajos, Japón, Chile, entre otros, que se distinguen por su vocación marítima. Hemos tratado de encontrar ejemplos concretos para ilustrar lo que es ser país marítimo, y el ejemplo de lo que es saber hacer como país marítimos vino rápidamente a nuestras manos en el caso de un problema que se ajusta perfectamente al problema que planteamos al principio. Nos referimos al Proyecto de la Comunidad Europea denominado "Playas en Riesgo" (Beaches at Risk- BAR), que muestra elocuentemente lo que es reconocer el rol que el mar juega en su razón de ser como países de esa Comunidad.

Lo primero que deseamos destacar es el interés que surge de la Comunidad en su más alto nivel de reconocer el valor de sus playas, concretar ese interés en un Proyecto de la Comunidad Europea y proveer los fondos para el desarrollo de tal proyecto específico. Aparentemente, no se necesitó mucho cabildeo político para apoyar tal gestión. Aquí nos apartamos un poco del tema para sugerir que estimamos que las playas en países de latitudes medias y altas no ofrecen las ventajas recreativas de las playas tropicales como casi todas las nuestras, cuyo potencial económico es indiscutible.  

Lo que deseamos destacar es que varias universidades inglesas y francesas, conjuntamente con expertos de otras instituciones regionales, comenzaron un proyecto BAR para estudiar las playas de ambos lados del Canal de La Mancha durante 5 años y produjeron un cuerpo de información impresionante sobre el tema. No es este el lugar para dar detalles de este notable proyecto, pero al menos podemos explicar su naturaleza y objetivos pues es un modelo a seguir por quien esté interesado en estudiar playas.    .       

Considerada como un recurso, las playas son un recurso vital para la proyección de la costa (protegiendo áreas bajas de inundación, protegiendo acantilados, acumulaciones históricas y dunas del ataque directo de las olas), y un importante recurso turístico que genera una fuente importante de dinero a la región. El proyecto BAR contribuye a su manejo efectivo en vista del ascenso del nivel del mar predicho y aumento de las tormentas, asegura que su producido se mantenga y vaya en aumento, asegura la protección de las propiedades residenciales y comerciales y otras contribuciones.

Un elemento clave del proyecto es convertir los resultados científicos en información para el público y los niños escolares. El enfoque multisectorial permite que el proyecto apunte a diferentes audiencias tales como manejadores costeros de la región, autoridades locales y regionales, agencias gubernamentales, cuerpos de conservación de la naturaleza así como una variedad de presentaciones en diferentes foros. 

Podríamos escribir durante horas mostrando los logros en toda la duración del proyecto y futuras acciones, pero nuestro interés en el tema es destacar la conciencia marítima de Comunidad Europea, que reconoce que el valor de las playas, las funciones que cumplen y que están amenazadas por eventos ambientales. Insistimos que la importancia socioeconómica de esas playas para esos países no puede compararse con nuestra región Peninsular, cuyo desarrollo sostenible depende exclusivamente del turismo costero.  

¿Cuál es la implicación de todo lo dicho arriba para nosotros? ¿Qué podemos hacer al respecto?

No queda duda alguna que nuestras playas peninsulares están muy amenazadas, no solamente ambientalmente, sino también por un desarrollo urbano costero imparable. Necesitamos un Proyecto Bar Peninsular.

Hemos analizado los diversos cursos de acción factibles de ser llevados a cabo y estamos convencidos de que algo similar al BAR es urgentemente necesario. Al menos en Yucatán hemos realizado algunos avances promisorios, tales como contar por primera vez en nuestra historia con una agencia dedicada exclusivamente a la costa (CODECY),  apoyo sustancial a proyectos científicos costeros y un proyecto de Ley de Costa en nuestro Congreso. Sin embargo, ello es simplemente la punta de un témpano; Esta claro que tan grande empresa debe ser llevada  a cabo conjuntamente con el Estado y el Gobierno Federal

Estamos insistiendo en la necesidad de contar con una Ley de Costa Federal y otra Estatal que asegure la sostenibilidad de las costas. Estas son soluciones adecuadas pero que demoran bastante tiempo en lograrse. La intervención federal es imprescindible, pues además que de hecho de que las costas son zonas federales, es la única autoridad que puede adoptar soluciones drásticas como las que requiere nuestro actual problema; y entonces no se nos ocurre sugerir una solución  similar al BAR Europeo, es decir la intervención directa del Ejecutivo. 

Así como se pudo lograr un Plan Mérida que apunta a la seguridad, nos preguntamos si no podríamos contar con un Proyecto o Plan “Playas Peninsulares en Riesgo”. Ello sería tomar al toro por los cuernos, particularmente ahora que estamos seriamente amenazados por un rápido ascenso del mar de 2-3 metros tal vez antes de fin de siglo, y un desarrollo urbano costero impresionante.    

 

*Investigadores del Cinvestav Mérida

 


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone