Personal tools
Document Actions

El G8 y la Problemática Ambiental en Yucatán

Acaba de celebrarse en Aquila, Italia, la Reunión del Grupo de los 8 Países más Industrializados (G8) y a través de artículos periodísticos tenemos información sobre los acuerdos alcanzados, con énfasis particular en los relacionados con el cambio climático global. Es evidente que la amenaza climática en cuestión se ha convertido en una preocupación seria de los países desarrollados puesto que los jefes políticos de los Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania, Japón, Italia, Reino Unido y Rusia, se comprometieron a reducir a la mitad la emisión de gases de efecto invernadero antes del 2050 y elevaron al 80% la parte que corresponde reducir a los países industrializados. El objetivo de la medida es limitar el calentamiento global de la atmósfera en 2ª C con respecto al nivel preindustrial.

Por: Luis Capurro Filograsso, Jorge Franco Cáceres y Víctor Castillo Escalante*

Acaba de celebrarse en Aquila, Italia, la Reunión del Grupo de los 8 Países más Industrializados (G8) y a través de artículos periodísticos tenemos información sobre los acuerdos alcanzados, con énfasis particular en los relacionados con el cambio climático global.

Es evidente que la amenaza climática en cuestión se ha convertido en una preocupación seria de los países desarrollados puesto que los jefes políticos de los Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania, Japón, Italia, Reino Unido y Rusia, se comprometieron a reducir a la mitad la emisión de gases de efecto invernadero antes del 2050 y elevaron al 80% la parte que corresponde reducir a los países industrializados. El objetivo de la medida es limitar el calentamiento global de la atmósfera en 2ª C con respecto al nivel preindustrial.

Los acuerdos de Italia del G8 son un paso adelante porque implican un reconocimiento de las recomendaciones que los científicos han promovido hace bastante tiempo. A decir verdad, es la primera vez que este grupo de países, que representa el 13% de la población mundial y el 40 por ciento de las emisiones globales de gases, adopta un curso de acción que involucra solamente a los más industrializados. Sin duda alguna es un logro inesperado, que si no ha satisfecho a todos es debido a que no se ha mencionado cómo se llegará a los objetivos.

Si bien los resultados de la reunión del G8 dejan la esperanza de un esfuerzo global contra la amenaza climática, las implicaciones de la misma cumbre para nuestra Península de Yucatán no son tan halagüeñas. Nuestros problemas son mucho más serios y de mayor urgencia que los de los países industrializados, y la meta que convinieron alcanzar en el 2050 no nos trae mucho alivio. Permítanos explicarles al respecto.

Uno de los impactos más serios del cambio climático global en los países marítimos como México es el ascenso del nivel del mar. Y nuestra mayor preocupación es cuan rápido sube el mar debido a que somos la región más vulnerable del país a esa amenaza. Hemos comentado porqué estamos tan expuestos a esta amenaza en numerosos artículos periodístico y que no tiene mucho sentido repetirlos aquí.

Hasta hace unos meses, si bien reconocíamos el potencial de la subida del nivel de las aguas debido al cambio climático global, teníamos la esperanza de que el ritmo del ascenso fuera el que indican los modelos matemáticos más conservadores y que, en consecuencia, podría ser menor a un metro a fin de siglo. Se ponderaban una serie de modelos de diferentes tasas de aumento, muy bien concebidos por los científicos en base a suposiciones razonables, aunque ninguna de ellas comprobadas, lo que daba lugar a que aceptáramos la de menor riesgo. Había también pruebas a nivel global de que, en el último periodo de deglaciación, el nivel del mar había subido aproximadamente 6.5 metros, pero no sabíamos en que intervalo de tiempo había ocurrido el ascenso.

Empero, hace un par de meses, Paul Blanchon de la Unidad Puerto Morelos de la UNAM, conjuntamente con tres científicos del Leibniz Institute of Marine Science, Kiel, Alemania, produjeron un artículo científico de punta, donde prueban que hace 121mil años, cuando nuestro planeta se encontraba en un periodo de deglaciación, con inestabilidad en los mantos de hielo, casi como es nuestra situación actual (pero con el tremendo agravante del  calentamiento global), el mar había subido 2-3 metros en menos de un siglo. Procede que digamos que esto ya no es especulación; es un hecho comprobado de modo científico, factible de repetirse, y que nos está diciendo que es muy probable que pueda repetirse. No podemos cerrar los ojos a esa posibilidad que ya ocurrió en el pasado. Por esta razón, es obvio que lo recomendado en la Reunión del G8 no nos trae ningún alivio a los peninsulares.

A pesar de todo, podemos extraer de la cumbre de Italia algo que puede ayudarnos en la lucha contra la posibilidad del rápido ascenso del mar. Nos referimos a la proposición mexicana para la creación de un Fondo Verde destinado a contrarrestar los efectos del cambio climático global, que es una iniciativa bien concreta y de aplicación inmediata. Consistente con esta proposición de la representación de México, nos preguntamos si podemos tomar la iniciativa y salir al frente con un proyecto científico avanzado, como podría ser el cada vez más urgente proyecto de “Playas en Riesgo en la Península de Yucatán”, similar al que adoptaron con éxito los países de la Comunidad Europea y que se ha estado desarrollando durante los últimos cinco años.

Si promovemos y conseguimos respaldo financiero para un proyecto de tal naturaleza, no sólo nos pondríamos al frente de la proposición global sugerida en Italia sino que podríamos estimular la incorporación de otros países al “Fondo Verde” contra el cambio climático global. Esto mostraría al mundo industrializado nuestra voluntad de tomar al toro por los cuernos en nuestra lucha por salvaguardar a la Península de Yucatán que, como dijimos arriba y reiteramos aquí, es la región más vulnerable de México al calentamiento global, precisamente en el momento en que se cuenta con un desarrollo socioeconómico costero sin precedentes en la historia peninsular.

 

*Cinvestav. Unidad Mérida

 


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone