Personal tools
Navigation
 
Document Actions

Nuevo medicamento contra el cáncer

UNAM. Científicos de los institutos de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y Nacional de Cancerología, desarrollaron un nuevo medicamento para el tratamiento del cáncer.

UNAM. Científicos de los institutos de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y Nacional de Cancerología, desarrollaron un nuevo medicamento para el tratamiento del cáncer, el Transkrip R/L, que hasta el momento ha mostrado resultados alentadores.

Por su importancia, el estudio obtuvo ya una patente nacional y tiene dos más, internacionales, en trámite, informó Alfonso Dueñas González, integrante de esa entidad universitaria, en el marco del Día Mundial contra el Cáncer.

La innovación se basa en el “re-descubrimiento” de la acción de dos fármacos indicados para otros padecimientos: la hidralazina, un antihipertensivo, y el ácido valproico, un antiepiléptico, explicó. A diferencia de las nuevas moléculas que, por su precio, son inaccesibles para la mayoría de la gente, el Transkrip R/L –combinación de ambos– “tendrá un costo que lo hará asequible a la población”.

Al respecto, señaló que los nuevos tratamientos contra las neoplasias cuestan entre 60 mil y 100 mil pesos al mes. “Quizá menos del tres por ciento de los enfermos en México puedan comprar estos productos; de ahí la necesidad de desarrollar otros, de importe mucho menor”.

El cáncer es una alteración compleja que registra cada año más de 100 mil nuevos casos y que provoca cerca de 60 mil muertes en el país. Este nuevo medicamento, al igual que muchos, aclaró, podría aumentar la probabilidad de que un paciente no sólo viva más tiempo, sino que lo haga con calidad de vida.

El procedimiento contra este mal, recordó, ha evolucionado rápidamente debido al descubrimiento de los mecanismos moleculares que le dan origen. De ello son resultado los llamados “fármacos dirigidos contra blancos moleculares”.

Para que se desarrolle cáncer, dijo, se requiere que la célula presente cambios genéticos: mutaciones, ganancia, pérdida o traslocaciones de genes que dan origen a que la célula prolifere, se haga “inmortal”, crezca de manera desordenada o invada otros sitios.

Las transformaciones son resultado de las influencias ambientales, infecciosas, de sustancias químicas, luz ultravioleta o agentes físicos. Pero también, puntualizó, la función de los genes se altera por mecanismos epigenéticos (perturbaciones reversibles de ADN), como la metilación del ADN y  la desacetilación de histonas, que inactivan a genes responsables de contrarrestar el crecimiento de las células malignas.

De ese modo, el concepto de la terapia génica es simple, en principio: los tumores apagan ciertos genes que, con ayuda de medicamentos, se encienden. Eso provoca un “caos” en la célula maligna, que deja de crecer o muere.

El grupo de investigación del universitario descubrió hace tiempo que la hidralazina, antihipertensivo de uso común, es un eficaz inhibidor de la metilación del ADN. En tanto, científicos alemanes encontraron que el ácido valproico, un antiepiléptico, inactiva con eficacia a las desacetilasas de histonas.

“Existe mucha evidencia de que combinando ambos medicamentos se logran encender más genes en los tumores, y potenciar la actividad antitumoral”. Así nació el Transkrip R/L, probado a nivel preclínico (en animales de laboratorio) y clínico (con pacientes), en fases I y II para determinar las dosis y comprobar su eficacia terapéutica y también que no produce efectos colaterales intolerables, refirió.

“Los resultados son alentadores, pues en estudios fase II el medicamento ha mostrado su eficiencia en pacientes con cáncer de cérvix, mama, pulmón, ovario y otros, sin efectos colaterales serios, al usarse junto con quimioterapia o radioterapia”.

De ser aprobado por la Secretaría de Salud, el Transkrip R/L estará indicado para “revertir la resistencia a quimioterapia en cualquier paciente con tumor sólido, ya que, en gran medida, los mecanismos epigenéticos son responsables de que la célula maligna adquiera resistencia al tratamiento basado en químicos”, indicó.

Es decir, el antitumoral creado por los universitarios sería útil para enfermos que ya no muestran respuesta a la quimioterapia.

Actualmente, anunció Dueñas González, se llevan a cabo estudios fase III del Transkrip R/L en cáncer de ovario y cérvix, así como otros estudios fase II en diversas neoplasias.

Este desarrollo representa un esfuerzo de instituciones públicas y de la industria farmacéutica nacional, específicamente de la empresa Psicofarma S. A de C.V., finalizó Alfonso Dueñas González.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone