Personal tools
Navigation
 
Document Actions

Presentan plan para impulsar la biotecnología

Especialistas del IPN presentaron ante autoridades FEDERALES y empresarios los resultados del estudio: "La Biotecnología en México. Situación Internacional de la Biotecnología y Tendencias Mundiales de Desarrollo"

Presentan plan para impulsar la biotecnología

México cuenta con recursos humanos del más alto nivel, instituciones de investigación y empresas biotecnológicas. Foto: Archivo.

IPN. Especialistas del Instituto Politécnico Nacional presentaron ante autoridades de la Secretaría de Economía (SE) del  Gobierno Federal y empresarios los resultados del estudio: La Biotecnología en México. Situación Internacional de la Biotecnología y Tendencias Mundiales de Desarrollo, a fin de apuntalar este campo como palanca de desarrollo económico y social del país. 

Durante el evento, encabezado por la Directora General del IPN, Yoloxóchitl Bustamante Díez, quien estuvo acompañada por la Subsecretaria de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, Lorenza Martínez Trigueros, se puso de manifiesto la urgencia de definir políticas públicas orientadas a la creación y desarrollo de la bioindustria en México que impacte en las áreas agrícola, pecuaria, alimentaria, marina, ambiental, farmacéutica y de la salud. 

Al hacer uso de la palabra, la titular del politécnico resaltó que ya es cotidiano escuchar hablar de la biotecnología y de transferencia de tecnología, e incluso, a veces con cierta connotación negativa. Sin embargo, una gran cantidad de procesos biotecnológicos  han generado diversas condiciones de bienestar, desde productos que se consumen de forma cotidiana, hasta medicamentos con desarrollos muy complejos y que permiten atender  enfermedades que antes no tenían alternativa. 

“Por ejemplo, el azúcar. Nos encontramos que en el proceso de transformación del azúcar en diferentes formas, están involucrados diversos procesos tecnológicos como el desarrollo de biofertilizantes, bioplaguicidas o aceleradores de los procesos enzimáticos, a través de los cuales se fermenta, lo que indica que la biotecnología es una rama del saber que va teniendo una creciente importancias en la vida de cualquier país”, sostuvo. 

Resaltó que uno de los graves problemas que hay en el país, “y tal vez en algunos países como el nuestro, que todavía no son totalmente desarrollados, es que los grupos de investigación se mantienen enclaustrados, pues se hacen grandes trabajos pero esos conocimientos se quedan ahí, en una publicación científica, una revista o como tesis, pero no pasa nada más allá”. 

Por ello, Bustamante Díez, consideró que esta conversión de conocimiento logrado por un grupo de investigación necesita traducirse en algo más productivo para el país y la sociedad, y lo que se llama transferencia de tecnología lo pasemos a un productor para llegar a ese objetivo de un servicio final que nos interesa. 

Necesitamos, de alguna manera, establecer estos contactos y estos métodos de conexión y de trabajo, sencillos, funcionales, que permitan que ese conocimiento desarrollado y, particularmente, en el campo de la biotecnología, sea transferido adecuadamente a aquellos que necesitan modernizar, mejorar sus formas de trabajar y de producir para ser más competitivos.  

En su oportunidad, la Subsecretaria de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, Lorenza Martínez Trigueros, destacó que la petición hecha al Politécnico para el desarrollo de este estudio, forma parte de las acciones que realiza esa dependencia en el marco del Sistema Integral de Innovación para México, que ubica la importancia de la relación entre innovación y conocimiento para el desarrollo económico de las naciones.  

Resaltó que en 2009 se efectuaron reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología en las que se incluyen a la innovación como un eje rector y no sólo como algo aislado, sino que  contribuya al desarrollo económico. Para ello se creó el Comité Intersectorial para la Innovación, en el que participan academia, gobierno y sector privado, a fin de generar políticas nacionales que formen parte de la agenda nacional. 

La funcionaria de la SE subrayó la importancia de financiar proyectos de centros de investigación, así como generar mecanismos para que los investigadores se beneficien de los desarrollos innovadores que realicen, además de contar con un marco jurídico en el campo de la biotecnología que facilite el desarrollo, la innovación y la generación de conocimiento, para continuar impulsando a empresas en este campo y potenciar lo que actualmente se tiene. 

El titular del grupo que realizó el estudio, Sergio Trejo Estrada, investigador del Centro de Investigación en Biotecnología Aplicada (CIBA), Unidad Tlaxcala del IPN, señaló que los resultados de esta investigación indican que pese a la calidad de sus grupos científicos y empresariales, México no ha incorporado de manera importante sus empresas desarrollo propio en el campo de la biotecnología que impacte en la calidad de productos biológicos y orgánicos, como ha sucedido en países como Holanda, Dinamarca, India, Corea y Brasil. 

Resaltó que es importante contar con un documento diagnóstico y una base de datos asociada al estado actual de la biotecnología en México, que involucre los sectores académico, productivo de transformación y de servicio y comercialización, pues la biotecnología puede ser un motor para la industria y para el desarrollo económico sustentable. 

Trejo Estrada reconoció  que la biotecnología tiene un impacto multisectorial en los ámbitos de la salud humana y animal, en la producción de transgénicos vegetales para alimentación y en aplicaciones industriales en la química o la energía, entre otros. De ahí la importancia de agrupar empresas para impulsar la innovación conjunta, generar empresas basadas en innovación y mantener y proteger el mismo circuito del conocimiento, dándole valor económico. 

Añadió que una buena iniciativa, resultado de este estudio, es la creación de la Asociación de Empresas de Biotecnología (EMBIOMEX), la cual articulará Gobierno-Bioindustria-Innovadores, a fin de catalizar la creación de nueva bioindustria en México, y tendrá entre sus propósitos construir acuerdos y convenios con organizaciones empresariales en todo el mundo. 

A su vez, Héctor Arangua Morales, Director Ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Innovación y Transferencia de Tecnología en la Pequeña y Mediana Empresa A. C.,  resaltó que de acuerdo con estudios de diagnóstico y prospectiva en los rubros de biotecnología, mecatrónica y nanotecnología, considerados como prioritarios para el futuro desarrollo del país, indican que la biotecnología destaca sobre las otras áreas, tanto en su situación actual  como por sus perspectivas de desarrollo en México.

Indicó que el estudio realizado en el IPN permitió corroborar los hallazgos de varios análisis previos y confirmar que México cuenta con recursos humanos del más alto nivel,  instituciones de investigación muy importantes, empresas biotecnológicas que operan en prácticamente todos los campos de aplicación y algunas de ellas con presencia en el mercado internacional. 

Sin embargo, dijo, en el contexto internacional se debe reconocer que nos estamos quedando atrás, pues países similares al nuestro que iniciaron su incursión en la biotecnología después que nosotros, han logrado avances muy significativos en cortos periodos como Corea, Brasil y la India, que están consolidando su desarrollo económico basados en la biotecnología como uno de sus motores tecnológicos y en muchos casos mediante esquemas de trabajo conjunto entre sus sectores público y privado. 

Es necesario, agregó, redoblar los esfuerzos a favor de un crecimiento más acelerado por parte de la biotecnología, sobre todo para que los resultados de la investigación se traduzcan en un mayor número de proyectos productivos y de nuevas empresas biotecnológicas, pues la gran diversidad biológica en nuestro país -que es necesario cuidar y usar racionalmente, aunada a las capacidades desarrolladas-, representa una gran plataforma para que la biotecnología se constituya en una verdadera palanca del desarrollo. 

Jaime Uribe de la Mora Presidente del Consejo Directivo de EMBIOMEX, señaló que la Asociación se constituye para crear y fortalecer industrias apegadas al campo de la biotecnología, con el apoyo de la Secretaría de Economía y otras instancias gubernamentales relacionadas, ya que se constató que en realidad había pocas empresas verdaderamente comprometidas con la investigación, desarrollo y fabricación de productos biológicos y biotecnológicos. 

Resaltó que a partir de ahora, BIOMEX se convierte en una organización de impulso a la biotecnología y de impacto multisectorial, pues es un proyecto de largo plazo hecho por los industriales para los industriales de la biotecnología, a fin de convertir a México en protagonista de esta área de la ciencia y la tecnología, que se sigue desarrollando con gran vigor para no quedar fuera del escenario mundial.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone